imagen
La Dislexia
   
001-INICIO
Des/Responsabilidad
INDICE: EDUC. ESPECIAL
DEFECTOS CONGÉNITOS
ENFERMEDADES RARAS
* * * MENTALES
* * * AUDITIVOS
* * * MOTRICES / MOTORES
* * * VISUALES
La Dislexia
* * * MULTIIMPEDIDOS
TRASTORNOS DE CONDUCTAS
TODO AUTISMO
Discapacidad Intelectual:Síndrome de Down-Síndrome X Frágil-Fenilcetonuria –EpilepsiaGeneral +Epilepsia Mioclónica Progresiva de Lafora MAS ENLACES
DISFASICOS, DE ASPERGER, DE ANGELMAN, DE WILLIAMS, DEFICIT DE ATENCION
-----------RECURSOS P/EDUCADORES
"Cómo Criar un Niño con Necesidades Especiales"
SÍNDROMES
Síndrome de Munchausen
Síndrome de Tourette
Síndrome de Estocolmo
Síndrome de alienación parental
Síndrome alcohólico fetal (SAF)
Glioblastoma
GEN NEMO
ESC.CALLIER AZUSA
NIÑOS DE 3 AÑOS
ALUMNADO CON DISCAPACIDAD
LCT
Síndrome de Diógenes
TOC
ESPASMO DE SOLLOZO
NOMINACION
Esclerodermia
pensamientos distorsionados
E.L.A.
FIBROMIALGIA
robertoattias@yahoo.es
ROBERTO ATTIAS
Fontana, Chaco, Argentina
La Dislexia
Fuente: Agencias / Medicos Consultores Fecha: 16/01/2004

El origen genético de la dislexia está vinculado al cromosoma 15,
confirmó un equipo de investigadores de una universidad de Milán y de un instituto científico de esa ciudad italiana.
Un grupo de expertos cree haber probado el origen de la dislexia.
Los resultados del estudio practicado sobre 121 familias italianas con niños disléxicos se difundieron hoy en Italia y se publican también en la revista Journal of Medical Genetics.
La dislexia es una patología que afecta a niños dotados de una inteligencia normal, pero tienen problemas para leer y escribir, debido a la dificultad en el uso de los fonemas.
Un grupo de científicos anglosajones ya había apuntado con anterioridad la hipotética relación entre el cromosoma 15 y la dislexia, teoría que sus colegas italianos consideran ahora probada con el nuevo experimento.
Independientemente del grado de dificultad de la gramática y de las reglas de lectura del idioma en el que se expresa el niño, el área cromosómica investigada parece directamente vinculada a ese problema, según los expertos.
La enfermedad ha sido difícilmente estudiada hasta el momento debido a que también influyen en su aparición otras condiciones clínicas, como la hipertensión o la depresión, y porque es necesario el estudio de varios genes para determinarla con precisión.
Varias investigaciones coinciden en afirmar que un niño con parientes que sufren problemas de lectura es susceptible de padecerlos también.
El equipo investigador italiano, dirigido por la doctora Cecilia Marino, anunció que continuará con su proyecto, con el objetivo de identificar de forma más detallada los genes alterados en la dislexia para "clarificar los mecanismos que determinan esta enfermedad".
En concreto, buscarán identificar en el cromosoma 15 los genes alterados que están implicados en el problema.
---------------------------------------------
La dislexia:
es una falta de habilidad del lenguaje,
que se refleja en el aprendizaje de la lectura y escritura.
Inicialmente se observa dificultad para reconocer los sonidos que integran la palabra. Es así que desde los 5 años
pueden advertirse problemas para identificar palabras que comienzan con un mismo sonido (por ejemplo: auto, avión, ambulancia), o buscar entre aquellas palabras que conoce, cuáles tienen un
mismo final (por ejemplo: camión,
canción).

Estas son algunas de las
características
que permiten reconocer que el niño
no se encuentra aún en condiciones
de iniciar el aprendizaje de la
lectura y la escritura.

Muchas veces se confunde a estos chicos
con una falta de inteligencia y se los considera tontos o perezosos.

Cuando el colegio no advierte esta
situación de desventaja, se inicia el aprendizaje sistemático de las letras
del abecedario y es frecuente observar
en el niño su falta de interés por estas actividades. Es necesario comprender
que no son chicos que requieren de un tratamiento "DIFERENCIAL" sino DIFERENTE.

Este problema suele preocupar cuando
estas dificultades no son acordes con la manera de comportarse del niño hasta ese momento, ya que hasta entonces, su
conducta no marcó diferencias
significativas con respecto a
sus pares.

¿Sabe usted que si se realiza la atención temprana y adecuada de estas dificultades, se les permite a estos niños realizar sus aprendizajes evitando lastimar su auto-estima?

Las consecuencias que se observan
cuando no se realiza el tratamiento adecuado en el momento oportuno,
y el no entender estos trastornos,
provoca una baja auto-estima y
una gran resistencia al aprendizaje, pudiendo incluso llegar a verse conductas agresivas o estados depresivos.

Esta situación puede incluso generar
aún más rebeldía, llegando en algunos
casos al desarrollo de conductas de

defensa que se manifiestan a edades más avanzadas, tales como el esconder las
notas o el imitar firmas para evitar
. malos momentos al llegar a su casa.
La dislexia en el niño

La Conciencia Fonológica y el niño de preescolar

Llamamos Conciencia Fonológica a la sensibilidad de una persona a la estructura fonológica del lenguaje. Es la habilidad en la que hay que pensar, comparar y manipular los sonidos puestos en palabras.

De una manera más simple, podemos decir que la Conciencia Fonológica es la posibilidad de reconocer la secuencia de sonidos que integran la palabra hablada, y de comprender que esos sonidos en un determinado orden pueden formar palabras que tienen un significado, logrando así también armar nuevas palabras y compararlas. Cuando esta habilidad no está presente en niños que se encuentran en preescolar, es además posible advertir falta de interés por las letras, dificultades para lograr la memoria verbal, falta de motivación en juegos que impliquen el reconocimiento del sonido inicial de las palabras, el reconocimiento de palabras que riman, etc.. Estas carencias indican que el niño se encuentra aún en etapas de desarrollo previas a la posibilidad del aprendizaje de la lectura y escritura.

El reconocer esta falta de habilidad a edades tempranas, permitirá realizar la detección de los signos de riesgo para el inicio del aprendizaje de la lecto-escritura, permitiendo detectar aquellos posibles trastornos específicos de aprendizaje.
La dislexia en el adolescente

Debido a que la lectura es una habilidad
del lenguaje, cuando un adolescente o adulto tiene dificultades para leer o para comprender lo que lee, nunca debe considerarse TARDE para mejorar esta situación de desventaja.

Los docentes que tienen alumnos con dificultades a este nivel deben tener en cuenta la relación que existe entre el lenguaje y las habilidades para lograr realizar los aprendizajes tanto desde la expresión oral como a partir de la lectura de un texto. Existe una estrecha relación entre comprensión, producción, y uso del lenguaje oral, lectura, escritura y deletreo. Este conocimiento es fundamental para lograr resultados efectivos dado que los adolescentes con falta de habilidad en el lenguaje, desde edades tempranas tienen un riesgo particularmente alto de tener problemas en la Universidad.

Hoy en día, la mayoría de los problemas en la lectura son atribuidos a dificultades iniciales conocidas con el nombre de Conciencia Fonológica. Estos problemas se basan en dificultades para evocar (llamar de la memoria palabras que conocen) y para el reconocimiento adecuado de palabras al leer.

Los resultados de las investigaciones ponen en evidencia que el facilitar el desarrollo de la Conciencia Fonológica es un aspecto importante a tener en cuenta no sólo en los niños pequeños (de preescolar), en situación de riesgo para el inicio del aprendizaje de la lectura y escritura, sino también en aquellos estudiantes con problemas en la lectura.

Por ello, consideramos conveniente que en los programas de educación en el nivel secundario y universitario, se incluyan ejercicios específicos de adiestramiento en la lectura a fin de proveer a los estudiantes de elementos que les permitan adecuar las posibilidades individuales a las necesidades académicas. Esto permitirá reconocer a aquellos alumnos que necesitan de una adecuada evaluación de sus dificultades, y de un apoyo específico, por presentar un nivel de lectura que no es acorde con el nivel esperado.


En el siguiente cuadro se puede observar qué es lo que ocurre con la dislexia a edades diferentes y cuál es el resultado cuando se realiza un tratamiento adecuado:

LA DISLEXIA DE DESARROLLO
Manifestación Inicial Posible Manifestación en grados superiores sin tratamiento Posibles Manifestaciones en grados superiores con tratamiento.
- Dificultad para la
decodificación fonológica.
- Problemas en la evocacion.
- Memoria verbal comprometida.
- Posibles dificultades para reconocer una organización sintáctica adecuada.
- Inseguridad y frustración.
- Dificultades en la comprension lectora.
- Escritura desorganizada.
- Posible expresión oral comprometida (trantornos de evocación)
- Falta de hábitos de estudio.
- Fobias.
- Abulia y cansancio.
- Autoestima baja.
- Dificultades para postergar la gratificación.
- Resistencia al aprendizaje. - Mejora la comprension lectora.
- Organización escrita estructurada (con menos errores)
- Empleo de recursos compensatorios.
- Expresión oral sin dificultades.
-Desarrollo de la voluntad.
- Objetivos a corto plazo.
- Aprendizaje con esfuerzo.
- Comprensión del problema y aceptación.
Mitos y Realidades
LA DISLEXIA NO EXISTE:
Incorrecto: Dislexia es un trastorno específico de aprendizaje reconocido internacionalmente.

LA DISLEXIA VERDADERA NO EXISTE ( 5% O MENOS):
Incorrecto: De acuerdo con estadísticas realizadas en USA, la dislexia afecta a entre un 6 y un 10% de la población. Incluso existen investigaciones que reconocen un índice de incidencia mayor.

NO HAY FORMA DE DIAGNOSTICAR LA DISLEXIA:
Incorrecto: Actualmente, teniendo mayor conocimiento de este trastorno, es posible reconocerlo desde su manifestación a distintas edades, una vez iniciado el aprendizaje de la lecto-escritura. Existen para ello pruebas específicas que deben ser realizadas por un equipo interdisciplinario, y conforman una evaluación llamada neuropsicológica.

LA DISLEXIA NO PUEDE SER DIAGNOSTICADA HASTA QUE EL NIÑO TENGA ENTRE 8 Y 11 AÑOS DE EDAD:
Incorrecto: Es posible diagnosticar "signos de riesgo para el aprendizaje de la lecto-escritura" (posible dislexia), desde los 5 años de edad. Esto permite iniciar el trabajo de estimulación sobre la transición natural de la expresión oral (el habla), a la lectura y escritura llamada "Conciencia Fonológica", y adecúa este aprendizaje atendiendo a las necesidades en el momento oportuno. Esperar hasta finalizado su 2do grado ocasiona otros problemas, que se agregan complicando la situación de desventaja inicial.

MUCHOS CHICOS QUE EXPERIMENTAN PROBLEMAS DE LECTURA Y/O ESCRITURA DESDE PREESCOLAR HASTA TERCER GRADO, VAN A SUPERARLO CON EL TIEMPO. ESTOS CHICOS ESTAN ATRASADOS EN EL DESARROLLO:
Incorrecto: La dislexia, de no ser atendida desde el inicio de estos aprendizajes, lleva como consecuencia dificultades que más tarde se complican, generando sentimientos de inseguridad y frustración.

REPERTIR UN GRADO, MUY PROBABLEMENTE AYUDE AL CHICO A ADQUIRIR HABILIDADES, YA QUE LO AYUDA A MADURAR:
Incorrecto: No se justifica bajo ningún aspecto la repetición de un grado cuando se advierte un trastorno específico del aprendizaje como la dislexia, ya que no es el tiempo el que solucionará una forma de aprender que necesita de caminos diferentes. La repetición de un grado sin conocer la causa por la cual se toma esta decisión (diagnóstico), sólo aumenta la frustración y baja la auto-estima.

LA DISLEXIA ES UN PROBLEMA VISUAL:
Incorrecto: La dislexia es un trastorno del lenguaje que incide en el aprendizaje. Pueden observarse problemas para identificar las letras al leer y escribir, pero la causa es una dificultad para reconocer los sonidos que se refieren a ellas, y no un problema visual.

LOS CHICOS DISLEXICOS VEN LAS COSAS AL REVES:
Incorrecto: Los chicos con dislexia pueden tener dificultades para reconocer la orientación de letras parecidas (p-q, d-b), pero esto es sólo uno de los tantos errores que se cometen al identificar los sonidos que les corresponden. Cabe señalar que además ni siquiera es el más importante.

LOS CHICOS SUPERAN LA DISLEXIA CON EL TIEMPO:
Incorrecto: La dislexia no se supera, sino que se aprenden a manejar recursos que compensan esta falta de habilidad. Se nace y se muere con dislexia.

LA DISLEXIA SOLO AFECTA A CHICOS QUE HABLAN EL CASTELLANO:
Incorrecto: La dislexia existe en todas las lenguas.

LA DISLEXIA AFECTA A MAS VARONES QUE MUJERES:
Incorrecto: La dislexia afecta tanto a varones como a mujeres.

ALGUNOS CHICOS TIENEN DISLEXIA LEVE:
Incorrecto: La dislexia es un trastorno que puede darse acompañado de otras dificultades tales como problemas de atención, problemas de conducta, problemas en la coordinación, etc. Esto determina la complejidad del trastorno.

LA FORMA DE AYUDAR A UN CHICO DISLEXICO A LEER MEJOR ES FORZANDOLO A QUE LEA, POR LO MENOS, 20 MINUTOS CADA DIA:
Incorrecto: La cantidad de tiempo de práctica en la lectura no es suficiente si no va acompañada de un tratamiento adecuado. El forzar a leer a quien no entiende lo que lee, puede llevarlo a inventar palabras y a fijar errores, que luego son difíciles de corregir.

INTELIGENCIA Y HABILIDADES EN LA LECTURA SON SINONIMOS:
Incorrecto: La dislexia es una falta de habilidad en la lectura, y no está relacionada con la inteligencia. La dislexia es el trastorno que mejor representa que esto no es así. Para poder realizar un diagnóstico adecuado de dislexia, se debe comprobar que no es la inteligencia la causa de la dificultad.

ES PELIGROSO DIAGNOSTICAR A UN CHICO COMO DISLEXICO O CON PROBLEMAS DE ADD:
Incorrecto: No es peligroso diagnosticar aquello que está bien diagnosticado. Durante muchos años se habló de no rotular a los niños. Esto sólo llevó a no comprender las dificultades, porque pertenecían a un campo en el que todo era posible. El diagnóstico adecuado permite reconocer el problema y facilita el apoyo específico.
LA DISLEXIA DE DESARROLO
(artículo para padres)


Son muchos los motivos por los cuales los padres nos preocupamos por la evolución y el desarrollo de nuestros hijos, pero uno de los que más nos angustia durante la edad escolar, es cuando nos citan del colegio para informarnos que el rendimiento de nuestro hijo no es el esperado. Es en ese momento cuando nos empezamos a plantear en qué fallamos. ¿Cuál es nuestro error?. Como si todo lo que les pudiese suceder a nuestros hijos tuviese que ver con un mal manejo como padres.

Es mi interés en esta oportunidad el poder difundir que existen dificultades para el aprendizaje a las que se llaman específicas, por ser trastornos debidos a falta de habilidad en aspectos que se encuentran muy relacionados con el aprendizaje. Me refiero en especial a la dislexia de desarrollo, llamada de esta manera para diferenciarla de la dislexia del adulto adquirida a partir de un accidente traumático.

La dislexia de desarrollo es una dificultad del lenguaje que se refleja en el aprendizaje de la lectura y la escritura. No es debida a falta de inteligencia, ni a dificultades visuales ni auditivas. No es tampoco debida a consecuencias de problemas emocionales. Es un trastorno que se transmite genéticamente (requiere de antecedentes familiares). Para diferenciarla de otros trastornos, esta dificultad debe existir desde el inicio del aprendizaje de la lectura y escritura, y debe mantenerse de no mediar un tratamiento adecuado. Es importante también aclarar que este trastorno será una situación de desventaja que acompañará a la persona durante toda la vida, es decir que se nace y se muere disléxico. La razón por la que se aconseja un tratamiento específico desde el inicio del aprendizaje de la lectura y escritura, es debido a que hoy se sabe cuál es el camino a través del cual se debe enseñar, evitando de esta manera el desarrollo de una baja autoestima como consecuencia de fracasos.

Por este motivo me siento en la obligación de informarles que a través de una adecuada evaluación, que debe ser realizada por un equipo interdisciplinario, es posible reconocer si existe este trastorno. De esta manera se podrá orientar a los padres para poder conocer los caminos a seguir, y se deberá informar al colegio para adecuar las exigencias a las reales posibilidades de cada chico, evitando fracasos que no son modificables.

Quien tiene dislexia y no lo sabe, se encuentra como en un callejón sin salida, ya que por más esfuerzo que realice para superarse, si no conoce las causas de sus dificultades, no encontrará por sí solo la manera de lograr un mejor rendimiento. Es de destacar que es frecuente escucharlos decir que se sienten tontos frente a un medio que les muestra el fracaso y no les ofrece soluciones. La presión de los padres, debida a las malas calificaciones, aumenta la frustración y genera aún más desconcierto, llevando como resultado el desarrollo de un niño que no se siente capaz y que no puede cumplir con las expectativas de sus padres.

Es solo al pensar acerca de los peligros de crecer con una autoestima baja cuando comprendemos la importancia de conocer cúal es la causa de un posible bajo rendimiento escolar.
-------------------------------
Lic. Isabel Galli de Pampliega



LA DISLEXIA DE DESARROLLO
(artículo para docentes)

La dislexia de desarrollo es una dificultad del lenguaje que se refleja en el aprendizaje de la lectura y la escritura. No es debida a falta de inteligencia, ni a dificultades visuales ni auditivas. No es tampoco debida a consecuencias de problemas emocionales. Es un trastorno que se transmite genéticamente (requiere de antecedentes familiares). Para diferenciarla de otros trastornos, esta dificultad debe existir desde el inicio del aprendizaje de la lectura y escritura, y debe mantenerse de no mediar un tratamiento adecuado. Incluso, a pesar de recibir el apoyo terapéutico indicado, esta falta de habilidad se pone en evidencia con el transcurso del tiempo de diferentes maneras, incidiendo en el rendimiento en el estudio hasta la edad adulta. Se manifiesta inicialmente en dificultades en lo que se conoce con el nombre de "Conciencia Fonológica".

Llamamos Conciencia Fonológica a la sensibilidad de una persona a la estructura fonológica del lenguaje. Es la habilidad en la que hay que pensar, comparar y manipular los sonidos puestos en palabras.

De una manera más simple, podemos decir que la conciencia fonológica es la posibilidad de reconocer la secuencia de sonidos que integran la palabra hablada, y de comprender que esos sonidos en un determinado orden pueden formar palabras que tienen un significado, logrando así también armar nuevas palabras y compararlas. Es así que cuando esta habilidad no está presente en niños que se encuentran en preescolar, es posible advertir falta de interés por las letras, dificultades para lograr la memoria de palabras, falta de motivación en juegos que impliquen el reconocimiento del sonido inicial de las palabras, el reconocimiento de palabras que riman etc.. A pesar de esto, es frecuente observar que se trabaja con alumnos de 1er. grado, e incluso de preescolar, con el aprendizaje del abecedario, aún cuando estas actividades no han sido ejercitadas.

El reconocer esta falta de habilidad permitirá realizar la detección temprana de los signos de riesgo para el aprendizaje de la lecto-escritura, permitiendo detectar aquellos posibles trastornos específicos de aprendizaje.

Cuando percibimos una lengua, sus unidades se abstraen mediante un complejo proceso que aparentemente no exige un conocimiento analítico explícito de la estructura interna de la misma. Pero al leer y escribir, es necesario que ese conocimiento sea explícito. Tener acceso a la estructura gramatical de la lengua es precisamente comprender que el habla puede segmentarse en unidades, y que los signos gráficos representan esas unidades.

A pesar de que las habilidades de la conciencia fonológica requieren de la discriminación auditiva, van más allá del reconocimiento de que dos sonidos o palabras son diferentes.

Algunos ejercicios para la adquisición de la conciencia fonológica son:

Rimas.


La habilidad de separar las palabras en sílabas.


La habilidad para identificar palabras con el mismo sonido inicial.


La habilidad para identificar palabras con el mismo sonido final, o la misma sílaba final.


La habilidad para contar los sonidos que forman parte de las palabras.


La habilidad para manipular sonidos en palabras. Por ej. decir "foca" sin la "f" inicial. Quitarle la "t" al comienzo de la palabra "tren" y ponérselo al final.
Estos son sólo algunos de los ejercicios que favorecen el desarrollo de la conciencia fonológica, pero es necesario comprender que este es un trabajo que debe ser incluido dentro de otros aspectos a desarrollar para lograr un efectivo aprendizaje que permita el empleo de la lectura y escritura como instrumentos efectivos de comunicación. Ejemplos de esto son el desarrollo de ejercicios de reconocimiento de palabras sin deletrearlas, el completar palabras a las que les faltan letras, el completar oraciones a las que les faltan palabras, el lograr una adecuada anticipación atendiendo a indicadores del texto, el reconocimiento de la organización de las ideas y su secuencia, etc..

No se aconseja atender en un principio a la velocidad de la lectura y escritura, sino a lograr entender la finalidad de este aprendizaje que nos permite recibir y transmitir información. Este objetivo que parece ser tan obvio, es el que muchas veces no está presente en la enseñanza de este instrumento de la comunicación tan necesario para la educación.
-------------------------------
Lic. Isabel Galli de Pampliega
CONCIENCIA FONOLOGICA Y DISLEXIA

Es muy frecuente escuchar decir que si un niño confunde letras tales como la "b" por la "d" es un signo que indica la posibilidad de que tenga dislexia.

Lamentablemente este es un error muy difundido y que está lejos de permitir comprender lo que significa este trastorno.

Los signos de riesgo a tener en cuenta en un niño de preescolar (previos al inicio del aprendizaje de la lectura y escritura) son aquellos que lo muestran incapaz de jugar con los sonidos que integran las palabras habladas. Es así, por ejemplo, que actividades en las que se ejercite el reconocimiento de sonidos iniciales de las palabras, el reconocimiento de palabras que riman, el juego formando nuevas palabras a partir de determinados sonidos, el reconocimiento de cuál es la secuencia de sonidos que integran la palabra, el juego quitando o agregando sonidos a las palabras, permiten reconocer si un niño se encuentra en condiciones de aprender un código que le permitirá comunicarse.

Es por este motivo que esta habilidad llamada Conciencia Fonológica decimos que parte de la expresión oral y forma un requisito previo para el aprendizaje de la lectura y escritura.

La Conciencia Fonológica no debe ser confundida con el solo hecho de lograr el reconocimiento de ruídos tales como el que producen ciertos animales, o aquellos generados por el medio ambiente (el cerrar de una puerta, el caer de un vaso, la lluvia, etc.). Los chicos que presentan dificultades en el lenguaje manifiestan problemas específicos frente al reconocimiento de los sonidos del habla y a la posibilidad de jugar con ellos para formar nuevas palabras.

Muchos profesionales confunden el desarrollo de la Conciencia Fonológica con el trabajo referido al solo reconocimiento de las letras.

Con el fin de hacer más simple la explicacion de esta compleja habilidad, resulta apropiado relacionarla con el conocimiento del valor absoluto y relativo de un número. Para poder aprender a realizar operaciones de cálculo debemos conocer los números, pero también debemos comprender que esos números tienen un valor diferente de acuerdo con el lugar que ocupen en la cantidad. Algo similar ocurre con la Conciencia Fonológica. Si bien es necesario conocer las letras y reconocer el sonido y el nombre de cada una de ellas, también es necesario comprender que dependiendo del lugar que ocupen en la palabra, esas letras pueden tomar sonidos diferentes, y que esa diferencia estará relacionada con el significado.

Son muchas las actividades que pueden desarrollarse a partir de este conocimiento. Es entonces importante saber que si la Conciencia Fonológica se ejercita a través del juego, se esta favoreciendo este prerrequisito necesario para el aprendizaje de la lectura y escritura.

Cuando estemos frente a un niño que no logra este tipo de actividades, deberemos evaluar la situación de desventaja, para atender así a las posibles causas que la determinan. Una adecuada evaluación, realizada por un equipo interdisciplinario, permitirá reconocer si ese niño presenta signos de riesgo para el inicio de nuevos aprendizajes.

Volviendo a la relacion de la Conciencia Fonológica y la dislexia, las dificultades en la primera, forman parte de las características la segunda.

De acuerdo con la Hipótesis del Doble Déficit que permite identificar a la dislexia, es frecuente observar que estos niños no solo tienen dificultad para reconocer los sonidos que integran las palabras, sino que además, cuando logran este reconocimiento, lo hacen de una manera más lenta que aquellos que no presentan este tipo de dificultades. Por lo tanto, precisión en el reconocimiento y velocidad, serían los componentes que caracterizan este trastorno en los primeros años de la escolaridad.

Para comprender mejor como se ve afectada la lectura si las dificultades mencionadas no son detectadas, evaluadas y atendidas a edades tempranas como corresponde, a continuación se incluye una breve descripción de cada uno de los niveles linguísticos en la lectura.


Los Niveles Lingüísticos en la Lectura.

A continuación se analizan estos niveles para poder comprender cómo se interrelaciona la información para alcanzar una lectura efectiva.

Nivel fonológico: en el contexto del desarrollo de las habilidades para la lectura, la más importante es la asociación de los sonidos con sus letras, ésto es, la comprensión de las reglas para la conversión grafema-fonema y las excepciones a dichas reglas. Esta habilidad es la base para una correcta decodificación.


Nivel sintáctico: esta habilidad es llamada también sensibilidad gramatical, referida a la posibilidad de comprender la sintaxis del lenguaje. Esta habilidad es considerada fundamental para la fluidez y para la lectura del texto eficaz. Requiere realizar predicciones acerca de las posibles palabras que vendrán en la oración. Los problemas sintácticos también influyen en la lectura de palabras simples, tales como la dificultad para reconocer las funciones de las palabras, las preposiciones, los verbos auxiliares, los que son difíciles de reconocer fuera de un contexto semántico.

Memoria de trabajo: se refiere a la retención de la infomación en la memoria inmediata, mientras se procesa la nueva información y se reconoce la información almacenada en la memoria mediata. La memoria de trabajo es fundamental para la lectura porque el lector debe decodificar y/o reconocer palabras mientras recuerda aquellas que ya leyó. La memoria de trabajo es muy importante para la lectura de palabras, particularmente durante el comienzo de la adquisición de las habilidades para la lectura, porque las reglas de conversión grafema-fonema para cada segmento de la palabra deben ser guardadas en la memoria, mientras los nuevos segmentos son procesados. Palabras largas requieren mayor trabajo de la memoria.

Además, la complejidad de alguna regla puede influir en la posibilidad de reconocimiento debido a posibles alternativas de conversión para la correcta pronunciación. Si bien este hecho es poco frecuente en nuestra lengua, en algunos casos es evidente su incidencia (ce, ci, que, qui, gue, gui).

Nivel semántico y ortográfico: estos niveles están también involucrados en la lectura. Con un adecuado reconocimiento de las palabras se accede a ellos de una manera ágil, permitiendo la evocación del patrón gráfico correcto (palabra escrita) y la comprensión del material leído.

De esta manera, cuando no se logra acceder al nivel fonológico, las estrategias para alcanzar una lectura fluída tampoco son logradas. Por eso decimos que la dislexia es un trastorno del lenguaje que incide en el aprendizaje de la lectura y escritura como instrumentos efectivos de comunicación.

Por este motivo decimos que las dificultades en la Conciencia Fonológica en un niño que ha recibido la estimulación adecuada, son indicadoras de signos de riesgo de dislexia. Una intervención temprana y adecuada, permitirá al niño ejercitarse para enfrentar estos nuevos aprendizajes. Un seguimiento de sus difultades en el aprendizaje durante su 1er. y 2do. grado y un adecuado control de su evolución permitiran confirmar este diagnóstico.
MEMORIA DE TRABAJO

El proceso de la memoria es un acto cognitivo que incluye las siguientes fases:

Comprensión

Fijación

Retención

Evocación

Reconocimiento

La memoria se clasifica en:

memoria de corto plazo o memoria inmediata (que es la que retiene los datos a procesar) y

memoria de largo plazo o memoria mediata (que almacena los datos procesados).

¿Qué es la memoria de trabajo?

Es una función del lóbulo frontal del cerebro. No es la memoria a corto plazo, sino que es una función que se encuentra dentro de ésta. Es la habilidad de mantener información ya procesada en la memoria a corto plazo, durante un corto período de tiempo en primer plano, mientras se lleva a cabo el procesamiento de la nueva información que va llegando al sistema, al mismo tiempo que se recupera información de la memoria a largo plazo, y se reconoce nuevo material. Esto nos permite comparar la información nueva con lo que ya poseemos sobre un tema, y permite anticiparnos al texto. Por ejemplo, en la lectura nos permite decodificar, reconocer e identificar, tanto palabras como frases, mientras recordamos aquello que se leyó.

La memoria de trabajo está compuesta por dos sistemas, uno ejecutivo y otro subsidiario. El sistema ejecutivo actúa como procesador de la información que nos ingresa, mientras que el sistema subsidiario almacena los datos. En la lectura, el sistema ejecutivo se encargaría de evocar la información pertinente a la sintaxis, a la semántica, y a las reglas de conversión grafema/fonema. Al mismo tiempo, el sistema subsidiario, se encargaría de retener las palabras, frases u oraciones, por períodos cortos de tiempo mientras son procesadas, para dar lugar a que unidades mayores de texto puedan ser comprendidas. En aritmética, el sistema ejecutivo debe monitorear y evocar información de las operaciones a realizar, mientras el sistema subsidiario almacena los números específicos que participan en el cálculo.

Es importante destacar que el funcionamiento de estos sistemas debe ser simultáneo, y que la memoria de trabajo tiene una capacidad limitada, que tiene que ser compartida por la información que está siendo procesada, y el almacenamiento de los datos. Si el sistema ejecutivo ocupa más espacio de trabajo, menos lugar o capacidad habrá para que el sistema subsidiario almacene datos.

Se necesita tener la memoria de trabajo intacta para poder apreciar y entender la sintaxis y la semántica de una lengua, particularmente para la compresión por vía auditiva de oraciones, en especial de tipo complejo. Por ejemplo: El niño que el abuelo está abrazando, está jugando con el perro. Para saber quién está jugando y quién está abrazando, si no se lo está leyendo, es necesario sostener esa información en la memoria de trabajo, y empezar a descubrir gramaticalmente quién juega y quién abraza. También se usa la memoria de trabajo cuando es necesario combinar oraciones, y cuando es importante conservar el orden de las palabras (fue Pedro, y no Santiago quien encontró la pelota).

La memoria de trabajo es fundamental para la lectura, porque el lector debe decodificar y/o reconocer palabras mientras recuerda aquellas que ya leyó. Es necesario retener y mantener el sentido de las palabras, y sostener el hilo temático, para poder comprender las ideas; en caso contrario, el proceso de comprensión se interrumpe. También ésta es necesaria cuando leemos un texto, ya que debemos extraer las relaciones semánticas y sintácticas entre las palabras sucesivas, y recordar el sentido de las frases que ya se han leído, para llegar a captar el significado global del texto.

La memoria de trabajo es muy importante para la lectura de palabras aisladas, particularmente durante el comienzo de la adquisición de las habilidades para la lectura, porque las reglas de conversión grafema-fonema para cada segmento de la palabra, deben ser guardadas en la memoria, mientras los nuevos segmentos son procesados. Palabras largas requieren mayor uso de la memoria. Además, la complejidad de alguna regla puede influir en la posibilidad de reconocimiento, debido a las posibles alternativas de conversión para la correcta pronunciación. Si bien este hecho es poco común en nuestra lengua, en algunos casos es evidente su incidencia (ce, ci, que, qui, gue, gui).

Lean y respondan cada una de estas preguntas. Cuando terminen, sin mirar, traten de acordarse de la última palabra de cada oración.

1) Nadan los patos? (sí)

2) Vuelan los gatos? (no)

3) Los lagartos son azules? (no)

4) Los perros son mascotas? (sí)

Este ejercicio demuestra el uso de la memoria de trabajo, a diferencia de la memoria a corto plazo. En la primera se hace un procesamiento de la información (compresión de las preguntas para poder responderlas, y retención de la última palabra de cada oración), mientras que en la segunda, se escuchan datos para después poder repetirlos (repetir dígitos después de escucharlos).

Muchas Gracias Linda Siegel por ayudarnos a entender mejor este complejo proceso.
--------------------------
Mercedes Puelles Ibarra
Lic. en Psicopedagogía
PUNTUALIZACIONES SOBRE LOS ASPECTOS PSICOLOGICOS DE LOS TRASTORNOS DE APRENDIZAJE Y LENGUAJE, EN ESPECIAL DE LA DISLEXIA

Educar a un niño y a un adolescente es una tarea difícil; educar a uno de ellos que presenta alguna falta de habilidad, aunque esta sea leve, es sumamente difícil.

Para empezar es fundamental comprender los efectos que la dificultad o trastorno produce en el funcionamiento mental y psíquico del niño.

Aunque se tenga claro que la dislexia y otros trastornos de lenguaje y aprendizaje no son de origen emocional, los mismos llevan como inevitable consecuencia una baja en la AUTOESTIMA.

Hasta el momento en que se haya llegado a un diagnóstico preciso, es muy probable que la familia y el niño hayan sufrido un stress considerable, ya que la detección y derivación a una consulta pertinente suele producirse luego de varios fracasos escolares.

Asimismo, estos trastornos también son una condición crónica que van produciendo alteraciones tanto en el niño como en la familia.

En este tipo de dificultades, los correlatos conductuales más frecuentes (descriptos por Thomson en 1992) son:

Aumento de ansiedad, con las posibles consecuencias según cada niño en particular:
problemas en el dormir
trastornos psicosomáticos
Aparición de conductas regresivas (de etapas anteriores del desarrollo).
Disminución de la autoestima: baja el concepto de sí mismo, lo que produce un aumento de inseguridad o conductas de compensación agresivas y/o vanidosas.
Aumento de la fatiga.
Desinterés. El niño desinteresa por el estudio, ya que aunque se esfuerce no obtiene los resultados esperados lo que le resta motivación e inhibe la curiosidad innata.
La AUTOESTIMA es el juicio de valoración que una persona hace de sí misma a partir de la competencia que demuestra en la ejecución de tareas diversas y de la imagen que los demás le retornan de sí mismos.

Las dos fuentes de la autoestima son:

El amor de la infancia incondicional y desinteresado básicamente de los padres.
Las actividades en las que participamos y sus resultados.
Una autoestima deficitaria crea pensamientos automáticos del estilo "no puedo hacerlo", basados en la inseguridad y en la desesperanza. En este caso no hay interacción con el problema sino que se acepta de forma impulsiva la primera solución viable como escapatoria a la gran angustia que crea en éstas personas la situación de enfrentar un examen o reto.

Todo ello conduce a una menor eficacia y retroalimentación negativa que genera un círculo vicioso en el que se confirma reiteradamente la conclusión: "no valgo nada" o "no sirvo para nada".

La relación entre las emociones y los resultados académicos es compleja. Una cosa es clara: el fracaso produce desmoralización y miedo a un fracaso ulterior. El niño que ha fracasado teme al fracaso y hará cualquier cosa para finalizar la tarea rápidamente y aliviar su ansiedad.

Es necesario e importante diferenciar entre:

Los efectos emocionales que producen la dislexia y/u otros trastornos del lenguaje y aprendizaje.
Otros problemas emocionales que pueden producir trastornos en el lenguaje y/o aprendizaje como: síndrome obsesivo compulsivo, inhibiciones específicas, reacciones depresivas, caracteropatías y psicosis.
Asimismo, serán diferentes las reacciones frente al problema según el conocimiento que tengan el niño y la familia del diagnóstico.

En síntesis:

Desde el aspecto psicológico, lo que más precisan los niños disléxicos es el apoyo emocional para seguir con una actitud positiva respecto a la escuela y al aprendizaje.

Se considera importante entonces estimular actividades en las que el niño pueda tener éxito, mientras que con la ayuda de un profesional siga luchando para compensar su falta de habilidad.

Actualmente, el sistema educativo produce gran cantidad de niños que se perciben a sí mismos como ineptos y fracasados.

Si un niño logra tener éxito en la escuela esto le permitirá tener diferentes logros en otros aspectos de la vida. Por contraste, el fracaso en la escuela disminuye sus posibilidades de tener éxito en la vida.

Por otro lado, es necesario tener en cuenta que el docente no puede seguir estando circunscripto a ser esencialmente un dispensador de conocimiento, sino que tiene la obligación de motivar y facilitar el proceso educativo.

Dentro del aprendizaje pueden distinguirse dos componentes que son: la información y la significatividad de los contenidos, es decir, el sentido que tiene para cada uno aquello que se está transmitiendo. Si hay un fracaso en el proceso educativo, generalmente no es por falta de información sino que no se ha logrado que el alumno descubra la significatividad del conocimiento.

Son varios los estudios que han demostrado la importancia de los primeros años de escolaridad para la formulación del concepto de sí mismo.

Actualmente, son muchas las instituciones escolares que ponen un acento excesivo en el rendimiento. Sólo de palabra y no en la practica se resalta la importancia de satisfacer las diferentes necesidades al educar y facilitar el despliegue de la personalidad integral del niño y de crear y promover un clima que fomente la autoestima y la humanización.

"Si el alumno no puede aprender por el camino en el que se enseña, el docente debe enseñar atendiendo al camino por el que el alumno aprende"

ACTUALIZACIÓN EN LA EVALUACIÓN Y TRATAMIENTO DE LA DISLEXIA
EL ASPECTO EMOCIONAL INVOLUCRADO


INTRODUCCIÓN
Se desprende de nuestro trabajo cotidiano, la urgente necesidad de establecer puentes entre la psicología y la práctica educativa.

Hay consenso dentro de la investigación psico-educativa en sostener que la dificultad en los aprendizajes básicos condiciona el avance escolar de los niños en otras áreas académicas y en general condiciona su desarrollo cognitivo, social y afectivo.

Toda la vida de estudiante permanece marcada por las primeras experiencias escolares.

Sabemos que la dislexia y otros trastornos de aprendizaje no son de origen emocional pero los mismos producen inevitablemente efectos en la personalidad total y en el aspecto emocional.

La mayoría de los niños que sufren fracasos escolares, cualquiera sea su causa inicial, quedan atrapados en un círculo vicioso del fracaso que distintas emociones: apatía, agresión, oposición, etc..



TRASTORNOS DEL LENGUAJE Y TRASTORNOS PSICOEMOCIONALES

El lenguaje es el instrumento más importante que dispone el hombre para comunicarse con sus semejantes.



Cuando existe alguna deficiencia en este instrumento, el desarrollo del niño puede verse afectado en otras áreas como la cognitiva, emocional y conductual-social.



A su vez trastornos de naturaleza psicológica provocan trastornos del lenguaje.

Por lo tanto es muy importante diferenciar entre estas diferentes posibilidades:

· El trastorno de lenguaje da lugar a trastornos psico-emocionales.

· El trastorno psíquico-emocional provoca la aparición del trastorno del lenguaje.

· Ambos trastornos son consecuencia de una misma causa. Actualmente siguen faltando datos que permitan explicar todos los mecanismos que subyacen a la relación clínica existente entre trastornos del lenguaje y patología afectivo-emocional.



TRASTORNOS DE APRENDIZAJE Y FRACASO ESCOLAR

El fracaso escolar consecutivo a los trastornos de lenguaje o de aprendizaje coloca al niño en una situación de estrés crónico.

Los fracasos reiterados y continuos se convierten en un estresante contínuo, lo que provoca en el niño trastornos adaptativos.

Los trastornos adaptativos son una serie de síntomas emocionales y comportamentales.

Se los agrupa según los siguientes subtipos:

ü trastorno adaptativo con ánimo depresivo

ü trastorno adaptativo con ansiedad

ü trastorno adaptativo mixto: ansioso-depresivo

ü trastorno adaptativo con trastornos de comportamiento

ü trastorno adaptativo con alteración mixta de emociones y comportamiento

También debemos tener en consideración:

ü la duración de los fracasos: hasta el momento en que se haya llegado a un diagnóstico preciso es muy probable que el niño y la familia hayan sufrido un estrés considerable ya que la detección y derivación a una consulta pertinente suele producirse luego de varios fracasos escolares.

ü las intervenciones terapéuticas desafortunadas que no han podido resolver las dificultades del lenguaje y han incidido negativamente sobre la autoestima del niño.



CONSECUENCIAS PSICOEMOCIONALES DERIVADAS DEL FRACASO ESCOLAR

Las dificultades de aprendizaje y los consecuentes fracasos escolares van produciendo un creciente sentimiento de frustración.

En este tipo de dificultades los correlatos conductuales más frecuentes son:

· aumento de la ansiedad: con las posibles consecuencias en cada niño en particular, como problemas en el dormir, trastornos psicosomáticos

· aparición de conductas regresivas: correspondientes a etapas anteriores del desarrollo.

· aumento de la fatiga.

· desinterés: se desinteresan por el estudio, ya que aunque se esfuercen no obtienen los resultados esperados, hecho que les resta motivación y frena e inhibe la curiosidad innata.

· disminución de la autoestima: baja el concepto de sí mismo, lo que produce un aumento de inseguridad y conductas de compensación agresivas y/o vanidosas.

Es esta última consecuencia, la disminución de la autoestima, la más preocupante, ya que es la única que no es reversible, debido a la etapa del desarrollo psíquico del niño en edad escolar (en esta etapa está en formación su identidad).

Veremos a continuación cómo es la estructuración de la identidad y qué papel juega la autoestima en ese proceso.



IDENTIDAD Y AUTOESTIMA

AUTOESTIMA: Es el juicio de valoración que una persona hace de sí misma a partir de la competencia que demuestra en la ejecución de tareas diversas y de la imagen que los demás le retornan de sí mismo.

Las fuentes básicas de la autoestima son:

- el amor incondicional y desinteresado recibido principalmente de los

padres y otros adultos significativos para el niño.

- las actividades en las que participamos y sus resultados.

Una autoestima deficitaria crea pensamientos del estilo “no puedo hacerlo“, “no soy capaz “, etc., basados en la inseguridad y en la desesperanza. Todo ello conduce a una menor eficacia y retroalimentación negativa, que genera un círculo vicioso en el que se confirma reiteradamente la conclusión “no sirvo para nada “ y por lo tanto “no valgo para nada”.

La autoestima va madurando juntamente con el desarrollo psíquico desde la infancia a la adultez, pasando de ser un sentimiento totalmente dependiente de los demás en la infancia, a ser internalizado y estable en la adultez cuando se ha logrado una identidad firme.
PARA REFLEXIONAR


¿Qué debo hacer para ayudar a mi hijo?

Los problemas de aprendizaje generan malestar en los chicos que lo padecen y en sus familias.

Se sienten diferentes y la mayoría de las veces se entristecen por no poder alcanzar los logros que se esperan de ellos, afectando notablemente su autoestima.

También es importante consultar con el profesional adecuado y si fuera indicado, comenzar un tratamiento que contemple las necesidades específicas que requiera el niño, como así también informar al colegio sobre las dificultades y aunar criterios para trabajar en conjunto y obtener así mejores resultados.

Si cumplimos con todas estas pautas veremos a nuestros hijos más felices.

SIGNOS DE RIESGO. UNA CASO CLINICO.



Muchas veces mencionamos la importancia que tiene detectar signos de riesgo para el aprendizaje de la lecto-escritura en los niños de preescolar. Por este motivo queremos ahora ilustrarlo con la presentación de un caso clínico detectado tempranamente, donde además se realizó un tratamiento que lo acompañó simultáneamente en la organización del código lectoescrito.

Llegó a consulta un niño de 6 años y un mes, a quien se le había realizado un psicodiagnóstico para ingresar a primer grado, donde se advertían dislalias (alteraciones en la articulación) y dificultades en la organización visoespacial. Fue sometido a una evaluación neuropsicológica de rutina, en la que se obtuvieron los siguientes datos:

Dentro de los antecedentes familiares, este niño tiene dos hermanos con problemas en el aprendizaje: uno con dificultades para sostener la atención y otro con diagnóstico de dislexia.

Este niño había logrado escribir algunas letras pero no reconocía el sonido de las mismas. Tampoco se observaba interés por aprenderlas.

En el test del lenguaje administrado, obtuvo valores superiores a los esperados en los subtests que determinan el lenguaje oral y el vocabulario. Si embargo los valores obtenidos para las habilidades de lectura y escritura esperables para su edad cronológica estaban por debajo de la media.

El test de inteligencia arrojó un CI ubicado en un rango promedio.

Haciendo un análisis de los resultados obtenidos, pudimos detectar como signos de riesgo las dificultades en la conciencia fonológica. Esta es la habilidad en la que hay que pensar, comparar y manipular los sonidos puestos en palabras. La misma es un requisito para iniciar el aprendizaje de la lecto-escritura y constituiría la causa de los puntajes bajos obtenidos en los subtests de lectura y de escritura. Tambien se consideró la falta de interés por las letras, así como los antecedentes familiares.

Teniendo en cuenta lo antes mencionado, se sugirió iniciar un tratamiento que lo acompañó durante el aprendizaje de la lectoescritura. Dos años después se pudo corroborar el diagnóstico de dislexia, basado en el tipo de errores que persistian tanto en la lectura como en la escritura, tales como sustituciones, omisiones, inversiones y adiciones.

Cabe destacar que es un niño que puede leer y escribir practicamente dentro de parametros esperables para su edad, que logra la comprensión lectora y que se desenvuelve con autonomía en sus responsabilidades. Como consecuencia de ésto, y sin lugar a dudas lo que constituye el logro más importante del abordaje temprano, su autoestima no decayó, permitiéndole interesarse en realizar nuevos aprendizajes y obtener nuevos logros.
HABITO, METODO Y TECNICAS DE ESTUDIO



Uno de los principales objetivos en el tratamiento de niños con problemas de aprendizaje debe ser justamente organizar su estudio. Y para esto es indispensable atender a que el niño logre un buen hábito de estudio.

La repetición de un acto es lo que se denomina una virtud, así como por el contrario, si el acto es negativo, lo denominamos vicio. Indagando la forma de estudiar de nuestros pacientes, nos encontramos con que han ido adquiriendo vicios en el estudio que deben desterrar. Las dificultades los han ido llevando a adoptar estas conductas para compensar sus frustraciones. Muchas veces muestran apatía y desinterés por el estudio, se sienten incomprendidos, baja su autoestima, están tristes, sus carpetas y cuadernos están incompletos, desprolijos, desordenados. En cuanto al estudio mismo, leen sin comprender, subrayan sin criterio, memorizan palabras o frases pero no las ideas, los ambientes en donde trabajan son poco propicios, llenos de distractores, estudian sin ningún tipo de orden, planificación ni horarios.

Entonces, uno de nuestros objetivos principales será erradicar los vicios adquiridos y generar, por repetición, virtudes en el estudio y en el aprendizaje en general.

Para poder generar un hábito de estudio, necesitamos entrenamiento diario, tener una disciplina, un plan de trabajo y seguir un método de estudio adecuado. De esta manera aumenta el rendimiento y disminuyen las frustraciones.

Pero no existe un método igual para todo el mundo. Cada niño debe encontrar su propio método según sean sus necesidades, aptitudes e intereses.

Las técnicas de estudio, junto con la lectura y la escritura, son los instrumentos que va a utilizar el alumno para conseguir un estudio efectivo. Y nosotros, como profesionales, debemos enseñar a usar estos instrumentos, explicar para qué sirve cada técnica, en qué ocasión utilizarlas, brindar oportunidades para que las apliquen y evaluar luego cómo han sido utilizadas. Las técnicas deben adecuarse a la edad y a la situación particular de cada niño.

Por último, y teniendo en cuenta que los niños con problemas de aprendizaje suelen tener una baja motivación para el estudio, nuestra tarea debe atender también a este aspecto. Existe un círculo vicioso en el que muchos alumnos están encerrados: estudian mal, por lo tanto, desperdician esfuerzos. En consecuencia aprenden poco, obtienen bajas calificaciones y esto les va quitando la motivación para el estudio. Con poca motivación, estudian cada vez menos y la calidad del estudio va empeorando más y más. El profesional debe ayudarlos a encontrar otros recursos para compensar su falta de habilidad y lograr que puedan motivarse, adquirir un método ajustado a sus necesidades y así lograr un estudio exitoso.


MUSICOTERAPIA:

una técnica de abordaje a tener en cuenta
Para entender qué es la musicoterapia, vamos a definirla...
Musicoterapia (definición):

...“ La Musicoterapia es una técnica de comunicación que utiliza el sonido, la música y el movimiento como objetos intermediarios, estos elementos pre-verbales y no verbales permiten retrotraer la comunicación a estados muy regresivos, lo que nos faculta a reelaborar un aprendizaje del paciente”... (Rolando O. Benenzon ,1976)
Algunas técnicas y métodos a utilizar en el tratamiento

Método Jaques-Dalcroze: Este método se centra específicamente en el ritmo y se lo considera como una experiencia que pone en juego simultáneamente todas las facultades humanas.

La atención No es posible en absoluto dejar pasar lo que se escucha y es necesario registrarlo inmediatamente.
La inteligencia Es necesario comprender, analizar lo que se ha escuchado.
La sensibilidad Hay que sentir la música y dejarse penetrar por su ritmo.

El movimiento El cuerpo se pone en acción y da así la prueba por gestos más o menos adaptados a la música, de la atención, comprensión y sensibilidad.
Método Willems: Tiene en cuenta ciertas causas para entender el perfil de la patología y su tratamiento;
Causas patológicas Hemorragias cerebrales, deficiencias nerviosas, motrices, visuales, auditivas, táctiles, etc.

Causas afectivas La falta de interés impide los progresos, la impaciencia provoca precipitaciones y el enervamiento, el desorden.

Memoria Puede ser deficiente la memoria mental “comprender”, afectiva" escuchar” o sensorial “oír”.

Causas secundarias Pueden considerarse dentro de éstas, el miedo al fracaso, al rechazo, temores que rodean al paciente, etc
Rol de la musicoterapia en el equipo interdisciplinario
Un abordaje específico
La musicoterapia se integra a las disciplinas que se ocupan de la prevención, del tratamiento y de la rehabilitación en diferentes patologías. Se diferencia de otros abordajes porque es una técnica que utiliza componentes que son inherentes a la música.
Utiliza:
El sonido: Se puede entender mucho por este elemento, pero la idea es orientarlo de acuerdo a lo que el paciente requiera o sea propicio para su tratamiento.
Por ejemplo: En un paciente con dificultades en la expresión oral (Disfluencia), se trabajará con el sonido de su voz, o sea con la emisión, haciendo hincapié en ella.
Entre otras tantas técnicas utilizamos:
- La Vocalización: ejecutará ese sonido dándole una letra, palabra, etc.
- La Articulación: jugará con ese sonido, dándole una estructura y así mejorará la inteligibilidad del habla.
El movimiento: El Esquema Corporal. Entendemos al cuerpo como parte de un todo que es el paciente, por lo tanto, será sumamente importante en el tratamiento.
Se utilizará por ejemplo:
- La relajación, se complementará con ejercicios de respiración, para disminuir la tensión corporal, corregir posturas, etc., pudiendo ser la causa de la problemática a tratar.
Los Instrumentos: Son las herramientas con mayúsculas de la musicoterapia y resultan muy atractivas para los pacientes. Nos sirvirán para:
acompañar las canciones,
la creación o la improvisación musical,
mantener la atención del paciente,
establecer un vinculo con el paciente y conocerlo,
ver sus posibilidades de acción concretas, etc.
Las canciones también son un recurso muy importante, porque en el simple hecho de cantar una canción (respetando un ritmo, una melodía, etc.), implica la puesta en práctica de innumerables aptitudes. Estas aptitudes son muy útiles para evaluar facultades y mejorarlas, como la atención, la inteligencia, la memoria, la comprensión y otras tantas más.
A su vez también sirven para generar un “recurso compensatorio”. El hecho creativo es algo placentero y gratificante que elevará la autoestima en los pacientes.
Todas las técnicas, métodos y recursos que se utilizan en una sesión de musicoterapia, se ponen en práctica, desde un lugar lúdico, es decir, con la simpleza y la profundidad del “ juego”, creando así un espacio informal y regido por otras reglas.
Algunas de las patologías que son derivadas a Musicoterapia
Pacientes con:
Disfluencia,
Trastornos en la expresión oral,
Retardo madurativo,
Rasgos hiperkinéticos,
Dificultades en la coordinación motora,
Conductas o rasgos autistas.
Estructura formal del tratamiento
Se puede abordar el tratamiento en forma:

Individual
Grupal: (De 3 a 4 pacientes máximo) En este caso se trata de formar grupos homogéneos, con patologías con características similares, para que no bloquee o dificulte la evolución individual en el tratamiento (la idea es que se complementen).

La duración aproximada de cada sesión es de 40 minutos a 1 hora dependiendo del paciente y de sus posibilidades de atención.

Para cualquier tipo de patología a tratar es importante un abordaje multidisciplinario, ya que el trabajo se focaliza en ciertos aspectos del paciente (ritmo, melodía, esquema corporal, etc.). Trabajando desde varias áreas se logrará abarcar un espectro mucho más amplio para un eficaz tratamiento.
Espero que en esta breve reseña les haya podido aclarar como se trabaja en musicoterapia y lo interesante que resulta este abordaje para el tratamiento de diversas patologías.

Las adaptaciones metodológicas y curriculares sugeridas para los TEA (Trastornos Específicos del Aprendizaje):



Debido a que todo niño que presenta un trastorno específico para el aprendizaje requiere de una manera diferente de ser evaluado, además de un aprendizaje con características particulares de acuerdo con su situación de desventaja específica, es que el C.I.L.A. ha diseñado sugerencias para que sean evaluadas por la escuela o el colegio al que cada niño concurre. Estas propuestas intentan hacer comprender que es una "Responsabilidad Compartida" el poder ayudar a estos niños a continuar con sus aprendizajes, teniendo en cuenta el compromiso de su auto-estima cuando los adultos esperamos de ellos aquello que estos niños no pueden lograr. El unirnos y entender estos trastornos será el único camino posible para todos aquellos que realmente deseamos ayudarlos.



Quiero acompañar estas sugerencias con un ejemplo que parece más claro, pero que en realidad no es más que la otra cara de la misma moneda. Si un niño con tartamudez debe ser evaluado oralmente, nunca se le pedirá que se apure para completar lo que quiere decir argumentando que cuenta con el mismo tiempo que sus compañeros. Cualquier docente se preguntará por que no hacerlo en forma escrita. Lo mismo ocurre frente a los Trastornos Específicos del Aprendizaje, que se caracterizan por dificultades específicas para procesar la lectura y escritura.



Es por ello que nuestras propuestas son las siguientes:



Darle mas tiempo para completar sus trabajos escritos.

Ayudarlo en la comprensión de consignas, ya que puede actuar por impulso y no leerlas.

Permitirle el uso de un grabador para poder organizar mejor sus trabajos escritos, diciéndolos primero en forma oral.

Permitirle siempre que sea posible, realizar sus evaluaciones grabando sus respuestas o producciones sobre el tema propuesto en un cassette. El alumno puede entregar así este cassette para ser evaluado en el conocimiento sobre el tema, sin involucrar el manejo del código lecto-escrito. Si esto es posible, comparar sus producciones frente a evaluaciones escritas con el puntaje que merece por sus respuestas dadas en forma oral.

Permitirle, cuando sea posible, dar exámenes en forma oral, previo aprendizaje y desarrollo de esta habilidad.

Cuando sus calificaciones sean bajas en algún examen escrito, permitirle una segunda instancia de defensa oral, para evaluar si tiene conocimiento del tema.

Permitirle entregar trabajos realizados en la computadora, para poder emplear el corrector ortográfico y sintáctico antes de su presentación. Esta situación le dará mayor seguridad e independencia.

Permitirle el empleo de la calculadora para realizar operaciones de calculo, ya que a pesar de los intentos que se realicen, no llegará a adquirir la velocidad necesaria para centrar su atención en los pasos a seguir para resolver una situación planteada, lentificando el procesamiento de la información de una manera innecesaria si es que no recuerda las tablas de multiplicar.

Cuando una consigna o un enunciado de una situación problemática a resolver contiene diferentes pasos, se sugiere presentar una operación por vez, ya que cuando las mismas involucran varios pasos, es posible que el alumno se desorganice por no poder retener en su memoria la consigna compleja.

Cuando la evaluación esta basada en la lectura de un texto del que debe obtener información, se sugiere entregarle una fotocopia con letra mas grande para permitir mayor claridad del texto. Se recomienda además que estos textos sean mas cortos que los que realizan sus pares, para evitar la fatiga al inicio de la evaluación. De no ser así, esto generará menor capacidad de la memoria de trabajo para realizar actividades a partir de una lectura demasiado extensa para un niño con falta de habilidad en la lectura.

No evaluar la ortografía cuando escribe. Si esto no es posible, calificar el contenido independientemente de la ortografía. Es necesario comprender que un alumno disléxico o con falta de habilidad para el manejo del código lecto-escrito, nunca llegará a superar sus dificultades en la escritura. Para entender mejor esta falta de habilidad específica, bastara con preguntar a un adulto que ha sufrido este problema, si aún conserva dificultades ortográficas.

Si el alumno tiene dificultades en la calidad de su letra, no es recomendable realizar ejercicios de caligrafía. Esta actividad sólo logrará enlentecer aún más su escritura, demandándole esfuerzos que no le permitirán acceder al desarrollo de las ideas que desea transmitir.



Todos estos recursos permitirán a los alumnos continuar con sus aprendizajes compensando aquellas situaciones para las que no son naturalmente hábiles.



Quiero agregar que dependerá de de la forma en que se expliquen estas pequeñas diferencias en los ritmos de aprendizaje, el éxito y la aceptación de las mismas, ya que de no ser bien empleadas, podrían aumentar la inseguridad y llevar a confusiones tales como el pensar en la falta de inteligencia, hecho que no corresponde con la situación planteada.
LA CAMBIANTE Y COMPLEJA CONDICION DE SER PADRES



La parentalidad, como cualquier proceso vivo, está bajo el inexorable imperio del tiempo. Este trae cambios y los cambios exigen adaptación. En lo que respecta a la parentalidad, es decir, a la condición de ser padres, ésta supone una continua adaptación, tanto a los cambios físicos y psíquicos de los hijos como también a los cambios de los propios padres. Hoy en día, también se suman los vertiginosos cambios sociales y económicos.

Durante el ciclo de ser padres se pueden distinguir las siguientes etapas:

Primera etapa: desde la concepción hasta el comienzo de la escolaridad

Etapa intermedia: desde el comienzo de la escuela hasta que el hijo menor entra en la adolescencia

Etapa tardía: desde la adolescencia hasta que los hijos se casan o se van de la casa

Las distintas etapas o fases de maduración biológica y psicológica del niño requieren correspondientes ajustes en la actitud y conducta de los padres. Estos reajustes son necesarios e importantes para ambos. En cada etapa los padres deben abandonar imágenes, ilusiones y expectativas que tenían con respecto a sus hijos, haciendo los ajustes necesarios en caso de que el hijo no llegue a ser como esperaban y, además, adaptarse a las variaciones normales que se producen con la maduración individual y distinta de cada uno de sus hijos.

En la primera etapa: desde la concepción hasta el comienzo de la escolaridad: las necesidades biológicas primarias del niño ocupan un primer plano. En éste período los padres, especialmente las madres se ocupan más de sus hijos que de ellos mismos.

Etapa intermedia: con el comienzo de la escolaridad los niños dejan de estar bajo la exclusiva vigilancia de sus padres; la escuela es una separación parcial de padres e hijos exigida y reglada por la sociedad, la parentalidad pasa a ser así de “tiempo incompleto”. La entrada de un hijo en la escuela pone a prueba la capacidad de los padres para compartir su influencia y por esta vía ayudar al niño a adaptarse a los requerimientos del medio extra-familiar. Implica también, para los padres que la conducta y rendimiento de sus hijos quedan expuestos a una evaluación comparativa, con lo cual los padres mismos pueden sentirse evaluados como tales.

Normalmente los progenitores dan la bienvenida a la edad escolar de su hijo, participando del placer de sus logros y ayudándolo en las nuevas experiencias.

Etapa tardía: el adolescente va acentuando su individualidad, normalmente los padres van sintiéndose orgullosos de la autonomía que van adquiriendo sus hijos y se van adaptando a que éstos no los necesiten como antes. Los padres deben buscar otras formas de estar disponibles para sus hijos, tolerando no entrometerse en las áreas en las que ellos ya han logrado su autonomía. Así se irán preparando para la etapa de “progenitores sin hijos”.



LOS CAMBIOS CULTURALES Y LA FAMILIA

La familia es a la vez una estructura conservadora y progresiva; es conservadora porque los padres transmiten sus valores a sus hijos, y es progresiva porque también los padres permiten a sus hijos nuevos logros culturales.

Los vertiginosos cambios sociales y económicos están influenciando en las familias. Hace un tiempo el modelo de familia era estático: los roles de padre y madre eran fijos. Hoy las actitudes parentales están sufriendo cambios.

El rol de padre (paternidad), y el rol de madre (maternidad) son procesos complementarios que se desenvuelven dentro de la estructura familiar. Las funciones representadas por la paternidad tienen que ver con la providencia y la autoridad; y las de la maternidad con el cuidado y la nutrición. Estas funciones no son una simple división cultural de tareas, tienen que ver con la biología y también las podemos observar en el mundo animal. Así proveer alimentos y seguridad no es una carga que la cultura ha impuesto al macho de la especie humana, también en los animales el papel del macho es proteger el territorio del nido y así proveer de seguridad a la hembra en el período del alumbramiento y proporcionarle alimentos mientras sus crías la mantienen atada la nido. El papel del macho como providente se espera que continúe hasta que las crías sean capaces de procurarse alimentos y defenderse.

En nuestros días, la familia inserta en una cultura cada vez más alejada de la naturaleza está sufriendo una crisis en lo que atañe a las funciones inherentes a cada rol. Obviamente, la prole exige que las funciones de providencia, autoridad, cuidado y nutrición sigan ejerciéndose, pero padres y madres ya no saben con seguridad cuál les toca a cada uno.

De todas maneras el papel educativo de los padres debe seguirse ejerciendo ya que el bienestar físico y mental del niño depende de ellos. Hoy en día los padres solo pueden recurrir a sentirse seguros de sí mismos en su rol de educadores ya que los puntos de referencia culturales solo les ofrecen incertidumbres.