Imagen
Síndrome de Estocolmo
   
001-INICIO
Des/Responsabilidad
INDICE: EDUC. ESPECIAL
DEFECTOS CONGÉNITOS
ENFERMEDADES RARAS
* * * MENTALES
* * * AUDITIVOS
* * * MOTRICES / MOTORES
* * * VISUALES
La Dislexia
* * * MULTIIMPEDIDOS
TRASTORNOS DE CONDUCTAS
TODO AUTISMO
Discapacidad Intelectual:Síndrome de Down-Síndrome X Frágil-Fenilcetonuria –EpilepsiaGeneral +Epilepsia Mioclónica Progresiva de Lafora MAS ENLACES
DISFASICOS, DE ASPERGER, DE ANGELMAN, DE WILLIAMS, DEFICIT DE ATENCION
-----------RECURSOS P/EDUCADORES
"Cómo Criar un Niño con Necesidades Especiales"
SÍNDROMES
Síndrome de Munchausen
Síndrome de Tourette
Síndrome de Estocolmo
Síndrome de alienación parental
Síndrome alcohólico fetal (SAF)
Glioblastoma
GEN NEMO
ESC.CALLIER AZUSA
NIÑOS DE 3 AÑOS
ALUMNADO CON DISCAPACIDAD
LCT
Síndrome de Diógenes
TOC
ESPASMO DE SOLLOZO
NOMINACION
Esclerodermia
pensamientos distorsionados
E.L.A.
FIBROMIALGIA
----------------------------
robertoattias@yahoo.es
ROBERTO ATTIAS
Fontana, Chaco, Argentina
----------------------------
El Síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de secuestro, o persona detenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con su secuestrador. En ocasiones, los prisioneros pueden acabar ayudando a los captores a alcanzar sus fines o evadir a la policía.

Causas El síndrome de Estocolmo puede parecer curioso a primera vista. La literatura menciona varias posibles causas para tal comportamiento:

Tanto el rehén o la víctima como el autor del delito persiguen la meta de salir ilesos del incidente, por ello cooperan.
Los rehenes tratan de protegerse, en el contexto de situaciones incontrolables, en donde tratan de cumplir los deseos de sus captores.
Los delincuentes se presentan como benefactores ante los rehenes para evitar una escalación de los hechos. De aquí puede nacer una relación emocional de las víctimas por agradecimiento con los autores del delito.
Con base de la historia de desarrollo personal se puede ver el acercamiento de las víctimas con los delincuentes, una impresión en la edad infantil. Un infante aprende que uno de los padres está enojado, aunque sufre por ello, puede tranquilizarlo por el desvanecimiento de los comportamientos “malos/enojados” y como prueba contraria trata “comportarse bien”, puede activar este reflejo en una situación extrema.
La pérdida total del control, que sufre el rehén durante un secuestro, es difícil de digerir. Se hace soportable en el que la víctima se trata de convencer a sí misma, ya sea por su propia voluntad, por ejemplo: se identifica con los motivos del autor del delito.

Situaciones De acuerdo con el psicólogo Nils Bejerot, el Síndrome de Estocolmo es más común en personas que han sido víctimas de algún tipo de abuso, tal es el caso de:

Rehenes
Miembros de una Orden de Culto
Niños con abuso psicológico
Prisioneros de Guerra
Prostitutas
Prisioneros de Campos de Concentración
Víctimas de Incesto

Casos famosos Uno de los casos más famosos y actuales del Síndrome de Estocolmo es el de Natascha Kampush, una joven austriaca que fue raptada en marzo de 1998 a la edad de 10 años por Wolfgang Priklopil, un electrotécnico de 44 años. Durante 8 años estuvo retenida en el sótano de la casa de Wolfgang, a las afueras de Viena, y finalmente logró escapar por un descuido de su raptor en agosto de 2006, a la edad de 18 años. Cuando Wolfgang se enteró de que Natascha había escapado, se suicidó arrojándose a las vías al paso de un tren. Natascha fue educada por su secuestrador, quien la llevó alguna vez a hacer la compra al supermercado y quien la llevó también de vacaciones. Por todo ello Natasha sufre un grave Síndrome de Estocolmo, ya que cuando se enteró de que su captor se había suicidado se echó a llorar. Además, admitió que llegaron a tener relaciones sexuales consentidas, y declaró lo siguiente: "No tengo la impresión de que me hayan robado la juventud".

Otros casos famosos incluyen rehenes de aviones y otras personas secuestradas, como Patricia Hearst, hija del influyente y poderoso editor William Randolph Hearst, quien, después de haber sido retenida por una organización terrorista (el Ejército Simbiótico de Liberación), se unió a ellos varios meses después de haber sido liberada.


Otros usos Fuera del contexto criminal una forma de que el síndrome puede ocurrir, es en el entrenamiento militar básico, en el cual este es una experiencia ligeramente traumática con la meta de formar ligas entre las unidades militares, que seguirán siendo leales entre sí, aún en situaciones de peligro de muerte.

Similarmente, los efectos del sistema de las "novatadas" en la introducción a grupos (tales como fraternidades y las hermandades de mujeres) se han comparado al síndrome. En la antropología cultural un síntoma similar común es la captura de la novia.

Lealtad a un abusador más poderoso - a pesar del peligro que esta lealtad pone a la víctima de abuso- es común entre víctimas de abuso doméstico, los maltratados y el abusador de infantes (infantes dependientes). En muchos casos las víctimas eligen seguir siendo leales a su abusador, y eligen no dejarle, incluso cuando se les ofrece una colocación segura en hogares adoptivos o casas de seguridad. Este síndrome fue descrito por los psicoanalistas de la escuela de la teoría de las relaciones del objeto (véase Fairbairn) como el fenómeno de la identificación psicológica con el abusador poderoso.
El Síndrome de Estocolmo Doméstico en Mujeres Maltratadas
Artículo y análsis sobre la violencia doméstica y sus conexiones con el tradicional Síndrome de Estocolmo.
Síndrome de Helsinki
El Síndrome de Helsinki se conoce falsamente y se emplea en lugar de la expresión correcta del Síndrome de Estocolmo.

La expresión Síndrome de Helsinki aparece en la película Jungla de cristal (Die Hard) (EUA, 1988): en un programa de entrevistas en televisión un psicólogo habla sobre el Síndrome de Helsinki. El locutor lo corrige diciendo “nombrado según la ciudad de Helsinki en Suecia”, –“No, en Finlandia” mejora el psicólogo.

También la película alemana Knockin’ on Heaven’s Door (Alemania, 1996) el protagonista principal, Til Schwiger, emplea incorrectamente el término Síndrome de Helsinki.

En la serie de televisión “The X-Files” (Expediente X) en el capítulo titulado "Folie à deux" (locura de dos) el agente Fox Mulder (David Duchovny) cae en la ilusión de su secuestrador y refuta que sea una locura de dos o el Síndrome de Helsinki.